Consejos y experiencias

Matronatación

                                                                Source: vinagrete.tumblr.com via Gabriella on Pinterest

 

Hoy os quiero contar como fue nuestro primer día de matronatación. El sábado fuimos a nuestra primera clase, y tengo que reconocer que la clase no estuvo mal, pero salí del gimnasio algo magullado…

La noche anterior, yo había estado un poco pachucho, asusté a mis papis porque era la primera vez que me veían vomitar de esa manera. Llevo tres semanas en la guarde, y me estoy inmunizando, pero todo lleva su proceso. El caso es que no estaba yo seguro de que fuéramos a ir al día siguiente a clase, con la ilusión que me hacía estrenar ese gorrito que Papamedusi me había comprado.

El sábado por la mañana amanecí más animado, y mi mami decidió que íbamos a ir a nuestra primera clase juntos. Después de desayunar y ver que todo quedaba dentro de mi cuerpo, me puso ese pañal bañador que recuerdo que me ponía los días que estuvimos en la playa, me volvió a vestir y salimos rumbo a la piscina.

Tengo que decir que reaccione en plan “lapa” cuando llegamos allí: ese vestuario en el que nunca había estado me imponía respeto, y me aferré a mi madre que se las vio y se las deseó para desvestirme, ponerme mi gorrito y lo peor de todo, ponerse ella el suyo sin que yo me soltara de su cuerpo… se lo puse un poco difícil para que nos vamos a engañar, pero en mi defensa tengo que decir que había pasado una noche chunga y tenía bastante un poco de mamitis.

Acto seguido, nos dirigimos por un camino un poco enrevesado hacia la piscina (entre eso y que mi madre es lo peor para orientarse) yo no sé a dónde me llevaba, pero fuimos a parar a un sitio muy amplio, con olor a humedad y con mucha gente que iba ataviada igual que nosotros (bañador y gorrito) y estaba chapoteando en un recipiente enorme de agua.

Cuando llegamos, un chico nos preguntó nuestro nombre, yo no quise ni mirarle, y le empezó a explicar a mi madre en que iba a consistir la clase de ese día. Parece ser que allí les van a enseñar como tienen que actuar para que a nosotros los peques, se nos quite el miedo al agua y disfrutemos de ella.

Empecé la clase algo receloso, y también abrazado a mi madre como si no hubiera mañana. Poco a poco, me iban dando juguetitos y yo iba soltando un bracito, y luego otro para intentar atraparlos, porque los joios se escapaban por el agua, pero al cabo de dos vueltas entendí lo que estaba pasando… ese chico y mi madre intentaban que yo estuviera ahí entretenido para poco a poco ir soltándome y sosteniéndome con un “churro” de gomaespuma que no me hacía gracia, menos mal que reaccioné a tiempo y volví a colgarme de su cuello, para ya no soltarme hasta el final de la clase.

Cuando terminamos, el chico al que llamaban monitor, le dijo a mi madre que era normal, que el primer día los peques no querían ni mirarle y que ese día era una toma de contacto… que se lo cree él, a mi no me engañan, ese quiere que yo me las vea a solas con el recipiente de agua, pues va listo!! Yo estaba un poco mosca de tanto desvestirme, meterme en el agua y cuando ya parecía que le cogía el tranquillo, me vuelven a sacar, así que no se lo puse muy fácil a mi madre para cambiarme de ropa, y ella tampoco había contado con que ella misma se tenía que cambiar con la presencia de un terremoto como yo.

La situación fue la siguiente: entramos a una cabina a desvestirnos, mi madre me secó y me puso sequito, y cuando ella empezó a cambiarse yo empecé a impacientarme y a revoltosear, consecuencia: a la que mi madre levantó la rodilla para cambiarse el bañador, yo eché la cabeza hacia delante y me llevé un rodillazo en el pómulo, hala, lo que me faltaba ese día para que ya me volvieran tarumba!!

Todo ello desencadenó una escena de llanto, mi madre con sudores por todo el cuerpo y acordándose de todos los que no le avisaron de lo “divertido” que es cambiarse en el vestuario cuando vas con tu bebé… “que bien lo vais a pasar en matronatación”, “ya verás como el peque aprende a nadar y se le quita el miedo al agua…”, pero de cómo se lo tenía que montar cuando tuviera que cambiarse de ropa con él en el vestuario, ni mú.

Así que un pocos estresados, conseguimos salir del gimnasio secos, y yo con una mejilla colorada aunque finalmente, contentos, porque a pesar de todo, es una experiencia pasar un ratito con tu mamá y realizar esa actividad juntos.

Y guardarme un secreto… ya tengo ganas de que llegue la próxima clase, además quizá en esta ocasión me acompañe Papamedusi, aunque espero no volverme a llevar otro rodillazo, así que tendré que comportarme en los vestuarios…

PD: Mi mamá me pide que os pregunte a las mamás/ papás lectores, trucos para sobrellevar esos momentos de vestuario cuando te las ves a solas con tu retoño, mojado y terremoteando!!

Pasad buena semana todos!

Previous Post Next Post

You Might Also Like

13 Comments

  • Reply Jenni 25/09/2012 at 22:48

    La parte vestuario es la mas dificil, lo ideal es ir dos y adi cuando el peque esta ya vestido lo sacas con la otra persona. Si no es posible, la cosa es realmente complicada; yo metia a Grommy en el carrito y me secaba y cambiaba en cinco nanosegundos y dejaba la ducha para casa.
    Pobre Medusi, es q las prisas las carga el diablo y entonces pasan estas cosas de los rodillazos, etc.
    Me alegro q lo disfrutaseis juntos. Yo a Pequete no lo he podido llevar por q nos han cerrado la piscina del barrio, con lo q le gusta a el el agua.
    Besillos.

    • Reply mamamedusi 07/10/2012 at 13:16

      jeje, yo es que ya voy si carrito, aunque lo mismo para el próximo día me tengo que plantear el llevármelo…

  • Reply Una mama practica 25/09/2012 at 23:00

    Ay, pobre Me imagino el lío del vestuario, y más con un peque movido. Yo lo he vivido con Risasmil y eso que todavía no gateaba y era controlable, y fue un desbarajuste. Me imagino a ti con un peque con mamitis y movido, tienes mérito! Por cierto, siempre se me olvida que escribe medusi cuando empiezo a leer, y me sorprendo al leer en primera persona. Y sólo un par de frases después me acuerdo de que medusi es un bebé que ni habla ni escribe jajaja Que tengáis buena noche!

    • Reply mamamedusi 07/10/2012 at 13:17

      Es que es complicado, pero yo ni me lo plantee hasta que estuve allí… ahora que el próximo día a ver como me lo monto, pero ya voy mentalizada 🙂

  • Reply batallitas de mama 26/09/2012 at 07:51

    Ya sabes mi experiencia, no puedo ayudarte mucho, jaja. Pero el tuyo parece que se lo pasa mejor que el mio. Un beso

    • Reply mamamedusi 07/10/2012 at 13:17

      jeje, veremos a ver cuando vayamos la próxima vez, ya te contaré…

  • Reply Bárbara - Y entonces llegó el caos 26/09/2012 at 11:04

    Medusi, mi mensaje para ti es que te acabará gustando, seguro.
    Mamá de medusi: Un laaaargo año de matronatación me avala. Los primeros días son así, pero luego todo mejora. Todo menos lo que sudas en el vestuario, madre de mi alma. Y eso que en el mío tenían tronas para sentar a los peques mientras las mamis nos cambiábamos!
    Te puedo decir que mi canijo tiene dos años y medio y le chifla el agua!! Ahora va a natación él solito, sin mi, me refiero, y ya nada totalmente solo de espalda sin ayuda de ningún tipo!
    Un besazo

    • Reply mamamedusi 07/10/2012 at 13:18

      Que suerte lo de las tronas! yo el próximo día ya voy con al arsenal de recursos, y con rodilleras!

  • Reply María Paradela (@mariapagar) 26/09/2012 at 16:02

    ¡Ya verás como poco a poco te va gustando más, Medusi!

    En cuanto a tu mamá… yo no me he visto en ésas, así que no puedo darle consejos. Tiene que ser terrorífico, así que pórtate un poco mejor, que te estaremos vigilando.

    • Reply mamamedusi 07/10/2012 at 13:18

      jeje, por la cuenta que le trae, que si no otro rodillazo que le cae al pobre 🙂

  • Reply Bego 28/09/2012 at 09:29

    Yo no he llevado al mío aún a la piscina pero lo que hacen otras mamás en el vestuario de mi piscina es lo siguiente (no hay cabinas, es una sala común grande): se dan una ducha rápida con ellos y luego ellas se pelan de frío todas mojadas mientras secan y cambian a sus retoños y cuando están ya más o menos listos los ponen en la silla y se visten ellas.
    igual el problema es la cabina, es que hay poco sitio. ¿no tenéis una sala grande con bancos y demás?

    • Reply mamamedusi 07/10/2012 at 13:19

      Si, lo que pasa que en la sala grande yo no me podía cambiar por temas mensuales de las mujeres, así que me metí en un baño y claro allí se nos complicó la cosa… jejeje

  • Reply Camino a su independencia | Mama Medusi 15/03/2013 at 22:48

    […] Septiembre, comenzamos con Medusi las clases de matronatación. Él mismo, lo contaba en este post. Por diversas causas como mocos, brecha en barbilla con puntos, etc, no amortizamos el trimestre y […]

  • Leave a Reply