Aparatejos y cachivaches

Aparatejos y cachivaches suaves: Peluches

Este es uno de los cachivaches de los que he renegado desde que supe que iba a tener un hijo, porque pienso que al final solo sirven para coger polvo, pero…

¿Quién no tiene el recuerdo de ese peluche especial de su niñez? ¿o de su adolescencia?

Creo que el gusto por los peluches no tiene edad, aunque evidentemente cuando somos niños es cuando más cantidad de ellos recibes. De mi infancia concretamente recuerdo dos peluches que aún conservo, y a los que tenía mucho aprecio: un oso de los tradicionales regalo de mis padres, y un dragón regalo de mi tía.

El oso era ese regalo especial que sabes que te hacen con mucho cariño, y al dragón le bauticé como mi “peluche curativo” porque por cortesía de mi perro, que le sacó “las tripas” se quedo muy blandito, y cuando me ponía mala, lo metía en mi cama y lo acurrucaba junto a mí y me hacía sentir mejor.

Cuando me quedé embarazada y empecé a pensar en la habitación del bebé, etc, tenía muy claro que no quería demasiados: sobre todo no quería mega peluches gigantescos  que ocuparan mucho espacio, pero inevitablemente llegaron, en mayor o menor tamaño.

Creo que para que Medusi valore la compañía de este juguete tiene que ser un poco mas mayor, bien porque realmente tiene mucho apego a su dou-dou y creo que eso ha hecho que no tenga más dependencia con este tipo de muñecos, o porque de momento le han llamado la atención otro tipo de juguetes, mas interactivos, pero imagino que cuando empiece a jugar utilizando mas su imaginación puede que empiece a utilizar más los que tiene en su habitación.

De cualquier forma, aunque no me gusta tenerlos en grandes cantidades (si, punto de vista egoísta de madre que no quiere tener bártulos por medio), en casa tenemos un buen surtido de ellos, y tengo que reconocer que yo he contribuido a que el número de ellos crezca, que le voy a hacer, no puedo resistirme a un peluchin que me mira con ojos de “llévame a casa para jugar con tu hijo”.

Por ello, creo que el peluche es uno de los muñecos que no pueden faltar en la vida de nuestros hijos. Esta foto me hace mucha gracia, parece que medusi con 4 mesecitos está teniendo una seria conversación con ellos…

Peluches

Y vosotros, ¿recordáis ese peluche especial de vuestra infancia?

 

Previous Post Next Post

You Might Also Like

16 Comments

  • Reply Un saltamontes en mi cama 20/05/2013 at 21:27

    Jajajaja parece mas bien que les esté preguntando qué miran o algo así. Yo ya no lo tengo pero recuerdo un osito blanco que se volvió gris del tute que le daba. Ahora me da pena no haberlo conservado.

    • Reply mamamedusi 26/05/2013 at 18:34

      jajaja si siempre me ha hecho mucha gracia esa foto
      Es verdad! todos los peluches terminaban renegridos los pobres, de tanto achuchón!

  • Reply Padres frikerizos 20/05/2013 at 21:38

    Ains que gracioso medusi, les mira como diciendo, ola k ase, me miran o k ase? xD
    Yo recuerdo una oveja que esta en casa de mis padres que me acompaño muchas noches, me parece un muñeco entrañable que siempre cala en los peques 🙂
    Besos

    • Reply mamamedusi 26/05/2013 at 18:34

      jajaja si yo creo que si no les esta diciendo eso, cerca anda! jajaja
      Si que es verdad, que los peluches cuando somos niños ocupan un lugar muy especial en nuestras vidas 🙂

  • Reply El horno de mami 21/05/2013 at 08:00

    Yo todavía conservo mi osito panda, me acuerdo que hasta me lo llevé un año al campamento. Lo mejor es que la mayor también tiene un cariño especial a un oso panda que le regalaron de pequeña ¿serán los genes?

    • Reply mamamedusi 26/05/2013 at 18:35

      Pues puede ser, yo creo que eso lo inculcamos, si ellos ven que tenemos apego a ellos pues nos imitaran, no crees?

  • Reply Victoria 21/05/2013 at 08:25

    Doy fe de los beneficios que proporcionaba el “osito curativo” 🙂 y me encanta esta foto de Medusi. Está tan regordete y morenito… jejeje. Yo creo que no hay que abusar de los peluches, pero unos pocos siempre alegran la vida a cualquiera.
    Besototes!

    • Reply mamamedusi 26/05/2013 at 18:36

      Si, de cuantas nos ha sacado el famoso peluche! jajaja
      En su justa medida estoy de acuerdo, alguno hay que tener!

  • Reply Dulce desespera 21/05/2013 at 23:21

    A mi me encantan los peluches, de hecho no me gustaban nada las muñecas…. así que mi nena tendrá un montón seguro!Ademas los de bebes son taaaan suaves ^_^

    • Reply mamamedusi 26/05/2013 at 18:36

      Es verdad, los hay que son adorables, super achuchables… no sabrás por cual decidirte para llevártelo a casa!

  • Reply una mama practica 23/05/2013 at 14:11

    jejeje, la foto es una monada. Mi peque si tiene un par de peluches a los que tiene especial cariño, pero no tiene ninguna mantita ni nada del estilo a lo que se apega. Así que igual por eso el peluche hace ese papel, es un pequeño gorila que le llamamos (ella también :)) Telmo, y duerme con ella cada noche. Besos!

    • Reply mamamedusi 26/05/2013 at 18:37

      Seguramente! lo de medusi con su mantita es amor eterno, así que por ahora, creo que los peluches pasan a un segundo plano, solo para mantener conversaciones con ellos, como la de la foto 🙂

  • Reply lamamádemirubio 24/05/2013 at 15:35

    El rubio ODIA los muñecos, peluches y similares. Y si encima cantan o rugen o algo, los echa de su lado sin dudar! Solo se encariñó de un Triskis que vimos en H&M y se lo tuvimos que comprar porque no había manera de que lo soltara. Pero ya se le pasó, no le gusta ninguno, no sé porqué será…
    Yo sí que tengo un osito rosa en casa de mis abuelos que fue lo que me llevó mi abuela como regalo al hospital cuando nací. Lo llevaba pegado todo el día, y aún está allí encima de la cama. Ahora lo trastean mis primos y cuando veo que no tienen cuidado me entra un mal genio… jaja!
    Besos, guapa! 🙂

    • Reply mamamedusi 26/05/2013 at 18:38

      jajaja no me extraña! los peluches de nuestra niñez son sagrados, a nadie le gusta que mal jueguen con ellos! jajaja

  • Reply una bichillo en casa 26/05/2013 at 19:22

    Y tanto que lo recuerdo!!! de hecho todavía hoy lo conservo en mi casa, se llama Cebulón, y me lo regaló mi padre cuando tenía 4 años, era elpeluche con el que dormía tooodas las noches, hasta que me fui a vivir con el que hoy en día es mi marido, si si has leido bien, yo me vine a Málaga a vivir con 19 años, y mi cebu se vino conmigo porque en un principio me vine a un piso de alquiler compartido y los días que mi marido no se quedaba a dormir conmigo dormia con cebu!!, luego ya nos dieron la casa y cebu pasó a adornar el cuarto que en un futuro va a ser para tu nueri, y espero que tu nueri lo aprecie tanto como aprecio yo a ese peluche….

    BESITOS BICHEJOS ENORMES CONSUEGRI!!!

  • Reply Marta 26/05/2013 at 21:41

    Yo también considero que sirven para guardar polvo. Y de hecho, la mayor sólo ha tenido apego a su doudou, y a los demás los ha ignorado de tal forma que han acabado encerrados en el armario o sobre las estanterías.
    A la pequeña, con su afición por los elefantes, le compramos uno enorme de ikea, y está encantada. Pero sólo le hace caso a uno de minnie…

  • Responder a Marta Cancel Reply