Aparatejos y cachivaches

Aparatejos y cachivaches: Cojín maternal de lactancia

Hoy os hablo de mi primer capricho en este segundo embarazo.

Es cierto que dicen que no todos los embarazos son iguales, y aunque este segundo es muy parecido en cuanto a síntomas y demás al de Medusi, si es cierto que las incomodidades de estar embarazada las he empezado a notar antes, principalmente a la hora ahora de dormir. Por eso, uno de los primeros caprichos que me di fue el Cojín maternal de lactancia. Cuando me quedé embarazada de Medusi, no lo había descubierto aun, pero en el embarazo de mi sobri, tía medusi me habló de el y de lo bien que le había venido, y fue una de las cosas de mi whistlist de embarazo que tenía en mente cuando repitiera. Y en cuanto empecé con esas incomodidades, me puse a investigar modelos y opciones.

Cierto es que, al final me dejé llevar por la relación calidad- precio y la recomendación de primera mano que tenía, y después de hacer el oportuno sondeo en las redes sociales y pedir referencia a las mamás cercanas, me decidí por este.

la fotoImagen: www.amazon.es

Lo primero que me gustó fue la opción de poder utilizarlo como hamaquita cuando naciera el bebé, aunque realmente mi necesidad de él nació únicamente para mi comodidad nocturna, ya que tenemos un cojín de lactancia que nos regalaron para Medusi y que nos dio muy buen resultado, y otro que heredamos de su prima).

Lo segundo, el precio, que comparado con otros que había visto, era considerablemente mas económico.

Lo tercero como ya he comentado muchas veces, la propia experiencia de una futura mamá utilizándolo, eso siempre da muchos puntos (me atrevería a decir que casi todos)

El modelo es exactamente el de la imagen, comprado vía Amazon, y la verdad es que en pocos días lo tenía en casa. Tengo que reconocer, que a día de hoy, embarazada de 18 semanas, no le estoy dando todo el uso que había pensado, pero creo que es cuestión de que entre que me decidía, lo trajeron, etc, me hice a dormir con un almohadón de Medusi y como de momento me va bien, no he cambiado. Eso, y que la primera noche que utilicé el cojín me resultó muy “duro”, pero creo que eso es cuestión de que lo vaya usando y dandole forma, para irlo amoldando.

Pero tengo mucha esperanza en él, ya que recuerdo que el ultimo mes y medio de embarazo antes de que naciera Medusi, no había suficientes cojines en casa para ponérmelos a la hora de dormir, así que creo que, en ese sentido, para la recta final me va a venir muy bien.

¿Que opináis de estos cojines? ¿Capricho o necesidad?

Un saludo y ¡buena semana!

Previous Post Next Post

You Might Also Like

5 Comments

  • Reply Bego 28/07/2014 at 03:38

    yo me apañé con un cojín de lactancia estándar y la verdad es que lo he usado un montón y aún está por aquí y de vez en cuando echamos mano de él para fines varios 🙂

  • Reply Irene MoRe 28/07/2014 at 08:20

    Yo tengo uno que rodea la cintura de la mamá, ajustándose a ella, para que el bebé mame tranquilamente tumbado. La verdad es que es muy cómodo.

  • Reply Marta 28/07/2014 at 08:57

    me gusta que las cosas tengan más de una utilidad, yo no tengo ninguno, pero si reconozco, que con la petite me ponía un cojín (normal) para poder dormir, que luego me siervió para la espalda, cuando le daba el pecho.
    Así que inútil no es , pero caro si que son.

  • Reply Planeando ser padres 28/07/2014 at 13:41

    Yo pensaba que el cojín de lactancia era cosa de pijas y 8 meses después de usarlo a diario ¡no podría haber vivido sin él!

  • Reply Lai 28/07/2014 at 15:46

    A mi me parecen súper utiles aunque yo al final no me decidí a comprar uno, las noches y la lactancia las fue trampeando con mil almohadas, pero reconozco que hubiese sido mucho mas cómodo con un solo cojín especial para ello… Eso si, el precio se suele disparar mucho en estos cachivaches…
    Beso medusi mía :o)

  • Leave a Reply