Embarazo

Esas cositas que cambian cuando la barriguita pasa a ser barrigota

¡Buenos días!

Aquí va una lista de cosas que suceden cuando ese garbancito que empieza a sobresalir se convierte en un balón hinchable o similar.

Como suele suceder, este es mi segundo embarazo y hay cosas que se han dado en ambos, en uno y en otro no y viceversa, pero en líneas generales y según mi experiencia y casos cercanos, podríamos listarlo así:

– Agacharse esta sobrevalorado. Dependiendo de lo importante que sea lo que cayó el suelo, así será el esfuerzo en recogerlo… centimillos y demás, sois libres de ir donde queráis, no bajaré a por vosotros.
Es decir, se me quedan millones de cosas por el suelo de casa.
La segunda opción que estoy perfeccionando es usar los pies a modo de pinza para alcanzarlas (aunque requiere mucha práctica y coordinación…)

– En el armario lo que ves es lo que hay. Ni mas ni menos. Si eres de las que no les gusta repetir modelazo… necesitas un buen monedero, al final te ves bien con 4 cosas y son de las que vas tirando, sobre todo si es el segundo embarazo y ya no sabes si habrá posteriores, la inversión en ropa premamá no es tan elevada. Ayuda mucho a tener variedad si otras mamás te prestan ropita, como ha sido mi caso en ambos embarazos.

– Los zapatos con cordones: casi vas a la par que tu hijo, para el cual solo buscas zapatos que pueda ponerse y quitar fácilmente, con velcro a ser posible. ¡Los cordones pueden ser un sufrimiento si no tienes quien te los ate a las 6 de la mañana!

– Esas comidas que, generalmente no te produce ansiedad no comerlas, y de repente sientes una necesidad imperiosa de ello: jamón serrano, una copita de vino (o dos…)

– Dormir (sin comentarios) el embarazo es el principio del fin en cuestión de tu sueño del tirón, si eras de la que lo disfrutaba antes de embarazarte.
Ya nada es igual a partir de ahora…

– Tus anillos: de momento no me ha pasado, pero conozco casos en los que a medida que avanza el embarazo, tiene que ir prescindiendo de sus mas preciados complementos… incluso vuelven a ser solteras! (fuera alianza!)

– Tus andares de pasarela Cibeles si los tenías o ese contoneo de caderas para los momentos de elegancia se acabaron, a medida que pasan los meses, el paso es patizambo, sin coordinación ni equilibrio… vamos que la gente se fija en ti por si en cualquier momento te desplomas.
Y olvídate de los tacones.

– Esas monerías que tenías en tu cajón de lencería: pasaron a la historia, llegan las bragas de barriga alta o muy bajitas para que no te oprima la barriga que en casi ningún caso tienen nada de sensual.
Y no hablemos de los sujetadores, en el momento que prescindes de los aros… se te queda la cosa mu sosa

– Pedicura, ¿que es eso? Hace semanas que no me veo los pies

– El control de tu vejiga esta supeditado a la postura de tu bebé. Es decir, ya puedes hacer pipí justo antes de salir, que si tienes un inquilino bailongo, al primer movimiento que haga volverás a tener esa sensación de no aguanto mas al instante

– Exclava de las cremas: se te pueden olvidar mil cosas (y se te olvidarán haciendo gala de la memoria de embarazada), pero ay si te metes en la cama y al poco te das cuenta de que no te has aplicado tu crema antiestrías, ¡horror! Con todo el dolor de tu corazón, te levantarás a ponertela.
Teniendo que repetir seguramente el proceso de: salir de la cama haciendo la croqueta y pasar de nuevo por el w.c…

Pero, tranquilidad, no todo son inconvenientes, que si no, no repetiríamos.

– Que se lo digan a ese pelo limpio y brillante por los siglos de los siglos (o por los 9 meses de embarazo!) ¡eso es un plus desde luego!
(Shhhh… nada de mentar que luego se te empieza a caer a mansalva en el posparto…)

– Que se lo digan a tu marido, que seguramente la lencería no le parece lo mas insinuante pero no nos engañemos, el contenido si que aumenta. Y mucho.

– Cuando se te nota la barriga CLARAMENTE comienzan a cederte el asiento en el transporte público, sin necesidad de tener que sacar tripa para que se vea lo evidente, poner malas caras o tener que pedirlo (con la barriga de 3/4 meses esto es muy muy complicado de conseguir, y muy tedioso si cada día coges 6 medios de transporte diferentes)

– Si tienes suerte de que la diabetes gestacional no viene a acompañarte en el embarazo y el peso te acompaña, te puedes poner hasta arriba de las guarrerías que mas quieres, y comer cosas que en estado “normal” no comerías por eso de cuidar la línea

– Los días de ecografías son mágicos: también motivo de nerviosismo, sobre todo en las ecografías clave, pero no vamos a negar que saber que vas a ver a tu bebé por la pantallita hace una ilusión tremenda

– Esas primeras compras, y las segundas, y las terceras! Y la ilusión con las que las haces

– Pero, para mi, una de las cosas mas bonitas e impresionantes es SENTIR A TU BEBÉ. Esa sensación en que no sabes si es un cocido mal digerido o un aleteo de mariposas (primer embarazo) o directamente un patadón (en mi segundo embarazo pasamos directamente a la acción), ese momento es inigualable, indescriptible en palabras, e inolvidable.

Seguro que se me quedan muchas mas cosas en en tintero…

¿Para vosotras cuales son esas cosas preciadas y esas cosas odiadas del embarazo?

Previous Post Next Post

You Might Also Like

8 Comments

  • Reply mum_in_troubles 16/09/2014 at 08:20

    Lo de agacharse y el volumen es cierto, ir a pasar incoscientemente por un sitio que siempre cabías y de repente darte cuenta de que no que como entres no sales, jejejeje. Y los andares de pato sobre todo al final la gente te mira con cara de cuidado con esta besa el suelo, yo tuve suerte y estuve muy agíl todo el embarazo quitando los 2 últimos meses que se me hincharon los pies y o estaba todo el día a remojo o no había zapatos para mis pies morcilla suerte que fue verano y me lo pase en la piscina. Yo también me quedo con el momento ecografías donde les ves la carita y sentirle dentro aunque a veces fuera como si te quisiera separar las costillas.
    Bsss

    • Reply mamamedusi 21/09/2014 at 09:26

      Ay si! a mi también me cuesta muchísimo calcular, y me voy quedando atascada en los sitios! jajaja

  • Reply Marta 16/09/2014 at 08:29

    Tienes toda la razón, jajaja, hay cosas que cambian con el embarazo que agüita. Yo recuerdo más lo de las posturas para dormir y el pipi que lo de agacharse. Y la ropa sí, en el segundo, creo que compré un pantalón y tiré de lo que tenía del anterior.

    • Reply mamamedusi 21/09/2014 at 09:25

      Si, es cierto como hay muchas similitudes que repites pero muchas otras que ya no caes en ellas!
      Yo lo del pipí fatal, me tiro toda la noche visitándolo, entre lo mío y los pipía de medusi O_o…

  • Reply Planeando ser padres 16/09/2014 at 09:44

    Y yo ahí con mi ebook para desdramatizar el embarazo ¡qué diferentes han sido nuestras preñeces! Eso sí, ayer mismo me encargué una braga-faja (qué poco glamour y erotismo) porque 10 meses después a mí se me ha quedado un tipo bastante feo por ahí delante. Que siempre he tenido mis michelines pero no me colgaban de esa forma ¡y eso que peso menos que antes de quedarme embarazada!

    • Reply mamamedusi 21/09/2014 at 09:24

      jeje, eso es cierto, cada embarazo es un mundo, no se puede generalizar, pero oye, está genial que nos vayamos contando las experiencias, así tenemos muchas situaciones y casos para guiarnos.
      Un abrazo!

  • Reply Irene MoRe 19/09/2014 at 08:11

    Yo hoy estoy fatal. Llevo desde ayer con un dolor de barriga tremendo. Se me pone durísima y me tira hasta de la espalda, así que no es un gran día para comentar las maravillas de la época de embarazada, porque muchas primerizas se asustarían, jejejeje.

    • Reply mamamedusi 21/09/2014 at 09:23

      Jajaja, si hay veces que es mejor callar! Pero en general, es una bonita experiencia 🙂
      Espero que ya estes mejor

    Leave a Reply